Estas son las cuestiones básicas a vigilar para comprobar si un blog está dentro de la ley. Obviamente se entiende que están tratadas de un modo muy genérico, ya que posteriormente sería necesario un examen pormenorizado e individual de cada situación para decidir si a un blog concreto le afectan todas o sólo algunas de estas cuestiones y en qué medida.


Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico (LSSI)

Exige que el sitio proporcione una clara identificación del o los responsables del sitio (nombre o denominación social, domicilio, dirección de correo electrónico, número de identificación fiscal), así como del o los dominios que se usan.

En el caso de que su actividad estuviese sujeta a un régimen de autorización administrativa previa, se deben presentar los datos relativos a dicha autorización y los identificativos del órgano competente encargado de su supervisión. Si ejerce una profesión regulada deberá indicar los datos del Colegio profesional al que se pertenezca y número de colegiado, el título académico oficial o profesional con el que cuente y las normas profesionales aplicables al ejercicio de su profesión y los medios a través de los cuales se puedan conocer, incluidos los electrónicos. Asimismo se incluirán los códigos de conducta a los que, en su caso, esté adherido y la manera de consultarlos electrónicamente.

Si en el sitio se ofrece algún tipo de comercio, se debe incluir información clara y exacta sobre el precio del producto o servicio, indicando si incluye o no los impuestos aplicables y, en su caso, sobre los gastos de envío.

Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD)

En el caso de que se recojan datos de caracter personal (un simple email ya tiene esa consideración) se deberá cumplir las condiciones de la LOPD. Se deberá informar a los interesados de los aspectos recogidos en el artículo 5 de la LOPD:

,- De la existencia de un fichero o tratamiento de datos de carácter personal, de la finalidad de la recogida de éstos y de los destinatarios de la información.

.- Del carácter obligatorio o facultativo de su respuesta a las preguntas que les sean planteadas.

.- De las consecuencias de la obtención de los datos o de la negativa a suministrarlos.

.- De la posibilidad de ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición (derechos ARCO), mediante un sistema sencillo y gratuito.

.- De la identidad y dirección del responsable del tratamiento o, en su caso, de su representante.

El fichero citado deberá estar dado de alta en el Registro General de Protección de Datos (RGPD). Además deberá redactarse y mantener actualizado el correspondiente Documento de Seguridad.

Obligaciones tributarias

En el caso de que el blog incluya publicidad, el titular deberá darse de alta en el IAE en el epígrafe 844 (publicidad) o 769.9 (servicios de la sociedad de la información). Este alta no tiene coste.

Si se obtienen ingresos se deberá presentar trimestralmente el modelo 130 de pago fraccionado, en el cual una vez indicados ingresos y gastos, procederá a abonar a Hacienda el 20% como adelanto del pago de la Renta. Para ello se deben llevar 3 libros: ingresos, gastos y bienes de inversión. Desde luego se deberá guardar las facturas recibidas y emitidas.

El titular del blog deberá presentar el modelo 037 en Hacienda con el fin de darse de alta en el censo de profesionales y empresarios y aplicar en la factura el IVA que corresponda. Esta emisión de factura ha de realizarse siempre, pero si el pagador se encuentra fuera de España (como en el caso de Google AdSense), habrá de indicarse en el 037 la especialidad de no sujeción de la operación al Impuesto.

Obligaciones frente a la Seguridad Social

Si se obtienen ingresos, como norma general el "blogger" será un trabajador autónomo, y aunque existe jurisprudencia un tanto contradictoria acerca del grado de habitualidad de tales ingresos, lo cierto es que basta con tener un cajetín AdSense mantenido sin interrupción para caer en tal definición. En este caso deberá darse de alta en el RETA, con un coste mínimo de 240 euros/mes.

Autor: Jesus Pérez Serna es socio fundador de la Asociación Profesional Española de Privacidad (APEP) y editor de los blogs Marketing Positivo y Ayuda Ley Protección Datos. Puedes encontrarlo también en y Twitter.
Autor: . Consultor y auditor en posicionamiento web. Desarrollo de aplicaciones, diseño y programacion de plataformas y paginas web. Formación, profesor en el Programa SmmUs (Social Media Marketing) de la Universidad de Sevilla. Cursos sobre social media en Cámaras de Comercio de Málaga, Sevilla y Córdoba. Puedes encontrarme en Google Plus y Twitter .

¿Te gustó este post? No te pierdas los próximos, síguenos en redes sociales.

Te recomendamos también

5 comentarios:

  1. Yo añadiría, para el caso de que el titular del blog fuera una empresa u otro tipo de entidad, los datos de inscripción en el Registro Mercantil o registro correspondiente.

    ResponderEliminar
  2. Muy cierto, Juan Carlos. Iría en la parte inicial, dentro de la identificación del responsable del sitio.

    ResponderEliminar
  3. Me surge una duda. Planteo el caso

    1. Una persona que trabaja por cuenta ajena.
    2. Desarrolla un blog, una web por su cuenta.
    3. En dicho blog/web se comercializan productos de afiliación y se recibe una comisión por ellos.

    ¿El responsable de este sitio, la persona física, tiene las responsabilidades que se enumeran en el este post?

    Similar al caso de ingresosalcuadrado.com.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Paul: como norma general sí. De todas formas ya decíamos que estas son normas muy genéricas y que a nivel concreto puede haber algún cambio, pero para saberlo hay que hacer un análisis más profundo. Por ejemplo un caso como el que dices podría "librarse" de la LOPD porque poniendo enlaces a sitios de afiliación no se recogen datos personales (el intermediario), pero para asegurar eso además habría que estar seguro de que el blog no tuviera formulario de contacto.

    ResponderEliminar